AELA.online

Juez de Brasil prohíbe a evangélicos contactar con poblaciones del Amazonas

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Niño de la nación brasileña Xikrin Niño de la nación brasileña Xikrin Serge G Laurens

Un juez de Brasil prohibe a evangélicos entrar en contacto con poblaciones aisladas del Amazonas  Los pueblos indígenas que viven en aislamiento en el Amazonas podrían escapar a los efectos devastadores del coronavirus. Un juez prohibió a los misioneros evangélicos penetrar sus territorios.

El fallo pasó casi inadvertido, pero su importancia es de primer orden. El juez brasileño Fabiano Veili resolvió favorablemente esta semana la demanda de la organización Univaja (Unión de los pueblos indígenas del valle de Javari) que pedía prohibir a los grupos evangelistas entren en sus comunidades. El riesgo que las poblaciones que habitan esa región sean diseminadas por la epidemia del coronavirus es enorme.

La decisión es calificada como « histórica » por Survival International, una ONG basada en Francia que trabaja en defensa de los derechos de los pueblos indígenas que han decidido vivir en aislamiento.

La Univaja está integrada por comunidades de los pueblos Matis, Mayoruma, Marubo, Kanamary, entre otros. Se les denomina « pueblos aislados » por la relación que mantienen con las instituciones del Estado y con el resto de la sociedad.

El valle de Javari es el segundo mayor territorio indígena de Brasil. Se extiende a lo largo de 8,5 millones de hectareas de selva ecuatorial en el estado de Amazonas.
La decisión del juez prohibe a la secta Ethnos360, uno de los más grandes grupos evangélicos del mundo acceder a ese territorio, al que pretendían llegar por medio de helicópteros. Su presidente, Edward Luz, es de los que cree en la necesidad de « llevar el evangelio » a los pueblos autóctonos. Igual que los misioneros de hace 500 años creían en la obligación de « evangelizar a los autóctonos ».

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es un ferviente promotor de los grupos evengélicos. Un antiguo misionero de la secta NTM, Ricardo Lopes Dias, fue designado por el mandatario para dirigir el Departamento de los pueblos no contactados. Se trata de una persona que pasó más de una década convirtiendo esas poblaciones bajo el estandarte de la secta evangélica de orígen estadounidense. Survival International hizo campaña para pedir su renuncia.

En los años 80’s del siglo pasado NTM entró en contacto con uno de esos pueblos, los Zo’é. Poco después las epidemias exterminaron alrededor del 25% de esa población.

En adelante policía y ejército están autorizados a expulsar cuaqluier persona que viole la prohibición de acceder al valle de Javari.

La secta del bolsonarismo

El grado de irracionalidad es aterrador y amenaza con arrastrar a Brasil al abismo. Hay una causa para su difusión: el bolsonarismo. El término se debe a un hombre cuyo libro favorito fue escrito por un torturador. En consecuencia, el bolsonarismo tiene un ideal correspondiente para la sociedad: una sociedad violenta, autoritaria, sin empatía, antiintelectual y pseudoreligiosa.

El bolsonarismo ahora ha asumido todas las características de una secta cuyos miembros están dispuestos a seguir a su líder incondicionalmente, hasta la muerte. Este culto a la muerte se hace cada vez más evidente en las manifestaciones de los bolsonaristas. Un ataúd es llevado alegremente; en medio de una pandemia, quien lleva el ataúd se expone a sí mismo y a otros al peligro de contagio y grita: "El COVID-19 puede venir. Estamos listos para morir por el capitán".

Como con todos los cultos religiosos, las contradicciones son pasadas por alto. El bolsonarista siempre piensa que sabe más que los demás, incluso si estos son el resto del mundo. No sigue las estrellas de la razón y el conocimiento que han movido a la humanidad a través de los siglos (a pesar de innumerables contratiempos). El norte en la brújula del bolsonarista es la satisfacción de su ego insultado.

El bolsonarista odia el conocimiento cuando contradice su cosmovisión. Es como alguien que va en una carretera casi desierta, escucha en la radio que hay un conductor en ese mismo camino y luego grita: "¡Los medios mienten! ¡No es un conductor, son miles!"

El bolsonarismo inicialmente negó la existencia de COVID-19. Fue una "fantasía" y una "invención de los medios", según el movimiento. Luego, la enfermedad se convirtió en una "gripecita" que no podía afectar a los "atletas". Cuando quedó claro que COVID-19 podría hacer esto muy bien, vino el siguiente paso en la lógica infalible del bolsonarista: ¡cloroquina!Hay un remedio para curar COVID-19, pero los "poderes de la oscuridad" no permiten que se use.

Los mismos bolsonaristas que minutos antes habían negado la existencia de COVID-19, de repente se convirtieron en expertos en curar la enfermedad viral altamente compleja. Desafortunadamente, su conocimiento no se puede aplicar. ¿Por qué? Porque, según ellos, los gobernadores y alcaldes de Brasil habrían acordado implementar medidas de cuarentena e "introducir el comunismo".

Es típico: cuando la situación no ocurre según sus deseos, ya que Brasil es un estado federalista, los bolsonaristas gritan: "¡Dictadura!" Son como niños que se tiran al suelo gritando en el supermercado para que sus madres les compren dulces. La completa falta de principios de este movimiento también es evidente. Las mismas personas que hoy advierten histéricamente de una dictadura, ayer defendieron una dictadura en la que su héroe una vez dijo que era un error simplemente torturar y no matar. ¿Qué quieren estas personas ahora?

El bolsonarismo sigue una lógica primitiva, siempre creando opuestos simplistas. Esto incluye, por ejemplo, pensar que la salud y la economía son contradicciones. Según esta lógica, los brasileños deberían preferir exponerse al riesgo de infección para no caer en la crisis económica. El bolsonarista no parece ser consciente de los costos económicos (y sociales) de millones de personas enfermas y decenas de miles de muertes. Los cálculos con más de dos variables no son su punto fuerte.

El bolsonarista sigue principalmente un impulso adolescente. Quiere estar en contra y causar problemas. Siempre contradice lo que dicen los adultos, en este caso: el resto del mundo. Está satisfecho cuando se opone a la mayoría, viéndose a sí mismo como un héroe. Y eso le da la justificación para actuar como víctima.

Como todos los movimientos fanáticos, el instinto de autodestrucción es inherente al bolsonarismo. Así como Hitler creía que Alemania merecía ser devastada si no ganaba la guerra, al bolsonarista le gustaría destruir todo. No hay otra explicación para el sabotaje del presidente y sus partidarios contra los funcionarios de salud pública.

Los bolsonaristas acusan a los medios y gobernadores de alentar la propagación del nuevo coronavirus. En realidad, son el presidente y sus seguidores quienes están haciendo todo lo posible para causar el desastre de la salud pública en Brasil.

Henry Molano

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Artículos relacionados (por etiqueta)

  • Los mayores y la escasez de recursos

    Antes de la pandemia del Covid-19, cumplir 60 años significaba entrar en la madurescencia y tener casi media vida por delante. Incluso había que seguir trabajando bastantes años más. Pues de otro modo se sobrecargaría el sistema de pensiones, debilitado por una sustantiva merma de cotizaciones del precario mercado laboral.

  • Día Mundial de la Tierra y la contaminación del transporte

    No podemos ganar la lucha contra el cambio climático sin reinventar la movilidad. Hoy, el sector del transporte representa una cuarta parte de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) relacionadas con la energía, una cifra que podría aumentar al 33% si no actuamos.

  • No todo lo ecológico es 'ecológico'

    Desafortunadamente algunas de nuestras respuestas bien intencionadas al cambio climático en realidad podrían empeorar las cosas, partiendo por nuestra nueva obsesión por todo lo 'ecológico'.

  • Tecnologías indígenas pueden mejorar la salud y el medio ambiente

    Entrevista con Julia Watson: Cómo las tecnologías indígenas pueden mejorar la salud y el medio ambiente de nuestra sociedad

    Julia Watson es una investigadora líder en tecnologías indígenas basadas en la naturaleza para un diseño resistente al clima, un campo al que se refiere como Lo-TEK. Ella cree que su trabajo tiene una "esperanza optimista" y ahora más que nunca tenemos la oportunidad de cambiar la forma en que los humanos alinean sus sociedades con la naturaleza.

  • Anuarios de acción sobre el clima

    Dos anuarios de acción sobre el clima para dar claridad a la respuesta a la crisis climática

Medios

Inicia sesión para enviar comentarios

Redes sociales