plradio.online

Fijación del precio del carbono

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Un calentamiento peligroso del planeta no es solo un desastre ambiental

Desafío y oportunidades:

Fundamentalmente representa una dificultad económica y social. Atribuir un valor o poner un precio a las emisiones de carbono es una forma de abordar de raíz el cambio climático. Se crea así un incentivo para que las empresas y las personas físicas cambien sus patrones de inversión, producción y consumo. A través de una señal de precios clara y firme, la fijación del precio del carbono establece los incentivos adecuados para la transición de gran escala tan necesaria hacia una economía con bajos niveles de emisión de carbono.

Evidentemente, cada vez es mayor el impulso para actuar y fijar el precio de la contaminación por el carbono. Desde 2012 casi se ha duplicado el número de instrumentos aplicados o previstos de fijación del precio del carbono. En la actualidad son 42 las jurisdicciones nacionales y 25 las jurisdicciones subnacionales que han puesto un precio a las emisiones de carbono. El valor de estas iniciativas de fijación del precio del carbono, incluidos los planes de comercio de los derechos de emisión y los impuestos sobre las emisiones de carbono, ascendieron a USD 52 000 millones, cifra que representa un aumento del 7 % en comparación con 2016.

Según el informe del Banco Mundial titulado State and Trends of Carbon Pricing 2017 (Situación y tendencias de la fijación del precio del carbono en 2017) las jurisdicciones recaudaron fondos por valor de más de USD 20 000 millones en virtud de los sistemas de fijación del precio del carbono, por segundo año consecutivo y con posibilidades de recaudar un monto mucho mayor.

Haciendo uso de la plataforma del Banco Mundial, la Alianza para la Preparación de los Mercados, los países pueden prepararse y aplicar mejor las políticas sobre el cambio climático, incluidos los instrumentos de fijación del precio del carbono. La Alianza para la Preparación de los Mercados aprovecha las experiencias de los asociados con el objeto de intercambiar los conocimientos y las mejores prácticas. El resultado entraña el intercambio de pormenores muy técnicos y complejos del diseño de los sistemas de fijación del precio del carbono, como la asignación, la formulación de legislación, el registro de emisiones, así como los sistemas de medición, notificación y verificación (MNV).

Poner un precio al carbono es un paso importante, y muchos en el sector privado creen firmemente que los Gobiernos deben ir en esa dirección para abordar eficazmente el cambio climático. Un número cada vez mayor de empresas se están preparando para un mundo con un costo más elevado de emisiones de carbono: en 2017 casi 1400 empresas (PDF, en inglés) revelaron el uso de un precio interno del carbono, incluidas más de 100 empresas que figuran en la lista Fortune Global 500 con ingresos anuales conjuntos de USD 7 billones.

Pese a este avance, el 85 % de las emisiones aún no está incluido en la fijación del precio del carbono. Además, la mayor parte de los precios del carbono actuales son considerablemente inferiores a entre USD 40 y USD 80 por tonelada de CO2 previsto para 2020 y entre USD 50 y USD 100 por tonelada de CO2 previsto para 2030. La Comisión de Alto Nivel sobre los Precios del Carbono, cuyos copresidentes son Joseph Stiglitz y Lord Nicholas Stern y que cuenta con el respaldo del Banco Mundial, llegó a la conclusión de que estas metas de fijación del precio del carbono eran coherentes con el objetivo de temperatura del Acuerdo de París.

La fijación del precio del carbono constituye una opción de políticas sencilla, justa y eficiente para abordar el cambio climático. También puede reportar beneficios adicionales, y reducir la contaminación y la congestión del aire mientras se evita al mismo tiempo el mayor costo de las medidas correctivas vinculadas con el rumbo de crecimiento de elevados niveles de emisión de carbono del mundo en la actualidad.

En el caso de las empresas, la fijación del precio del carbono les permite gestionar los riesgos, planear sus inversiones de bajos niveles de emisión de carbono e impulsar la innovación.

Sin embargo, es evidente que hace falta una acción más decidida en materia de fijación del precio del carbono. Las iniciativas corrientes de fijación del precio del carbono solo abarcan el 15 % de las emisiones globales, y el precio del 75 % de estas emisiones se ha fijado en menos de USD 10 por tonelada. Es preciso avanzar más para contribuir al logro de los objetivos del Acuerdo de París.

Acción transformadora:

Puesta oficialmente en marcha en el 21º período de sesiones de la Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CP 21), celebrada en París en diciembre de 2015, la Alianza de Líderes sobre la Fijación del Precio del Carbono  reúne a líderes de los Gobiernos nacionales y subnacionales, el sector privado y la sociedad civil con el objetivo de establecer políticas eficaces de fijación del precio del carbono que mantengan la competitividad, creen empleo, fomenten la innovación y reporten reducciones significativas de emisiones. La coalición impulsa la acción en diferentes frentes, a saber:

Creando un cúmulo de experiencia mundial sobre el diseño y la aplicación de la política de fijación del precio del carbono, incluidos productos de conocimientos como el Informe  de la Comisión de Alto Nivel sobre los Precios del Carbono, el tablero interactivo sobre la fijación del precio del carbono,  seminarios web  con líderes empresariales, y sintetizando al mismo tiempo los últimos análisis sobre cuestiones clave.
Convocando a los sectores público y privado a través de eventos mundiales.


Colaborando con los interesados en la intensificación de la participación sectorial, incluidos la construcción de la cadena de valor, el sector bancario y el sector marítimo.
El objetivo de la Alianza de Líderes sobre la Fijación del Precio del Carbono, que el Grupo Banco Mundial ayudó a reunir y a la que presta respaldo, es promover los sistemas de fijación efectiva del precio a la contaminación por el carbono, y ampliar su uso a nivel mundial, con lo que se ayuda a los países a mantener la competitividad, crear empleo, fomentar la innovación y lograr reducciones significativas de las emisiones.

En 2017, la mencionada alianza cuenta con más de 25 Gobiernos nacionales y subnacionales asociados, más de 150 asociados del sector privado de una variedad de regiones y sectores, y más de 50 asociados estratégicos que representan a organizaciones no gubernamentales (ONG), organizaciones empresariales y universidades.

Resultados previstos:

La Alianza de Líderes sobre la Fijación del Precio del Carbono trabaja con asociados en pos del objetivo a largo plazo de la aplicación de un precio del carbono en toda la economía mundial, con la meta de duplicar, al 25 % en 2020, el porcentaje de emisiones mundiales abarcadas por precios expresos del carbono, y de duplicarlo otra vez, al 50 % en una década.

Cifras y datos básicos:

Cuarenta y dos Gobiernos nacionales y 25 Gobiernos subnacionales han puesto un precio al carbono.
Se necesitarán otros USD 700 000 millones al año en 2030 para financiar la transición hacia economías de bajos niveles de emisión de carbono.
Los ingresos recaudados en virtud de la fijación del precio del carbono ascienden a más de USD 20 000 millones por segundo año consecutivo.
Casi 1400 empresas incluyen un precio interno del carbono en sus planes de actividades, entre ellas, más de 100 empresas que figuran en la lista Fortune Global 500 con ingresos anuales conjuntos de USD 7 billones.

AELA

.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Medios

Inicia sesión para enviar comentarios